Hace ya unos años, una larga noche para recordar, un buen amigo (al menos así lo considero yo), se auto-definió como un bohemio. No era la primera vez que él pronunciaba esta autodefinición pero sí delante de mí. Medio en serio medio en broma, allí se dijo y yo me lo guardé. Hace ya unos años de aquello.

Siempre me ha sorprendido mucho su determinación por hacer lo que él ha creído conveniente y justo. Siempre me ha encantando su constancia en hacer lo que realmente le llena. Y siempre he admirado su mirada crítica hacia todo, él mismo incluido.

Para mi, mi amigo el bohemio, es una referencia, un punto de luz dentro de la oscura realidad. Y desde aquí mi particular y humilde homenaje.

Y hace dos semanas me dejó perplejo con una frase que llevó mi envidia(sanísima) hacia él y mi admiración por él, a otro liga.¡A la champions league!. Dijo: “Me conozco”.